Los mejores consejos de alimentación para combatir la epilepsia

Las semillas oleaginosas, como la castaña, las nueces y la macadamia, son grasas buenas que mejoran el funcionamiento del cerebro.

La epilepsia es una enfermedad del sistema inquieto que se identifica por una pérdida momentánea de consciencia desde conmociones que ocurren de cuando en cuando. Estas crisis se identifican por la contracción y la distensión de los movimientos anatómicos, en los que puede generarse salivación, mordeduras e inclusive orina. La enfermedad asimismo puede manifestarse por crisis de ausencia (una suerte de lapsus de conciencia) de corta duración.

Generalmente, los epilépticos reciben tratamiento con psicofármacos, más para más o menos el treinta por ciento de las personas que sufren la enfermedad, el tratamiento no siempre y en todo momento es eficiente, y bastantes personas recurren a la medicina no tradicional para calmar los síntomas. La dieta cetogénica entra en esta categoría, en tanto que pretende reducir la frecuencia de las conmociones desde una nutrición más sana.

Consiste en reducir los hidratos de carbono y proteínas vegetales y también invertir en comestibles grasas y proteínas animales, aparte de una nutrición rica en frutas, verduras y verduras. Con esto se suprimen asimismo el azúcar, las frituras y las pastas. Esta dieta en sí no se balancea, esto es, no tiene todas y cada una de las vitaminas y minerales precisos, con lo que ha de ser indicada de forma directa por un dietista. No obstante, existen otros consejos para mejorar la nutrición de epilépticos de forma sana. A continuación, presentamos algunos de los mejores ejemplos:

Escapa del glutamato monosódico

El glutamato monosódico es un estimulante de neuronas, lo que hace que las células del sistema inquieto se agiten de forma muy perturbadora, lo que puede ocasionar daño. Eso acentúa la posibilidad de una crisis convulsiva. El glutamaco se halla de forma fácil en los comestibles industrializados y por norma general se conoce en las etiquetas como «resaltador de sabor». La mejor forma de cortarlo de la nutrición, aparte de eludir a los industrializados, es preparar comida en casa usando condimentos naturales.

Evite los edulcorantes artificiales

Los edulcorantes a base de aspartamo, suclarosis y sacarina afectan al cerebro y pueden ocasionar efectos dañinos, facilitando las conmociones y dañando el sistema inquieto. Una buena opción podría ser el edulcorante de stevia.

Consume lácteos con parsimonia

Los lácteos acostumbran a contener hormonas y glutamina, substancia que daña el cerebro y desencadena conmociones. Dé preferencia a los quesos blancos, como la ricota y el queso parmesano, por el hecho de que los quesos amarillos poseen alta concentración del aminoácido.

Reducir el azúcar refinado

El azúcar refinado es quien se encarga de provocar múltiples reacciones «eléctricas» en el cerebro, dañando las neuronas y ocasionando conmociones. Eso asimismo hace que ocurra la adicción a los dulces. Entonces, reduce los chocolates, helados y confites. Se aconseja el empleo de azúcar moreno, mascabado o bien miel y el consumo de frutas, en tanto que la fructosa es un azúcar saludable para el organismo epiléptico.

Invierte en lípidos saludables

Los lípidos ejercitan quizá la función más esencial de una alimentación saludable, puesto que inducen al organismo a establecer un proceso llamado cetosis crónica – que es convertir los ácidos grasos en «combustible» para la reserva de energía del cuerpo, en vez de la glucosa, lo que mejora el funcionamiento cerebral. Puede localizar grasas buenas en comestibles como huevo, queso blanco, carne por norma general, peces ricos en omega tres (como salmón y atún) y oleaginosas (como castañas, macadamia, nueces y cacahuetes). Asimismo, podemos encontrarlos en aceites como el de oliva y aceite de canola y maíz. Asimismo se aconseja el consumo de yogurt natural, si bien no en demasía.

Consuma frutas, verduras y legumbres

Aparte de frutas, las verduras y legumbres tienen nutrientes que sostienen el cuerpo sano. Además de esto, muchos de estos ingredientes naturales mejoran el desempeño del sistema nervioso, como la papa y la calabaza, aparte de ser nutritivos, saludables y ventajosos en otros campos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd