Remedios Caseros de Hierbas

Desde edades antiguas la raza humana ha buscado sanar sus dolencias empleando plantas medicinales, que desde luego eran fáciles de conseguir y formaban parte de las sustancias que se disponían en la época. Así surge el procesamiento de las plantas para formar infusiones, ungüentos, vapores y otros preparados diseñados para combatir la enfermedad. En la actualidad la Organización Mundial de la Salud reconoce que gran parte de la población aún sigue utilizando plantas medicinales como terapéutica, y de hecho algunos países como China dirigen parte de sus gastos sanitarios a la implementación de este tipo de medicina.

En las siguientes líneas podremos encontrar las hierbas más comunes y útiles para elaborar excelentes remedios caseros, que usaremos como componentes activos de las preparaciones que se explicaran en los siguientes artículos, veamos en que consisten y que beneficios tienen para ofrecer a nuestra salud.

Aloe Vera:

El Aloe Vera es una de las plantas con mayores usos medicinales, empleada para la regeneración de la piel, ayuda a combatir las arrugas, previene y elimina las cicatrices, además de hidratar y proteger este órgano superficial. También regula el tránsito intestinal y protege contra úlceras del tracto digestivo. Es importante destacar que la exposición al sol mientras usas aloe vera como mascarilla puede producir irritación.

Jengibre:

 Además de sus excelentes cualidades en la gastronomía, el jengibre se emplea de manera farmacológica para tratar las náuseas y vómitos durante el embarazo, tomar un gramo al día durante este periodo puede ser de gran ayuda. De igual manera se ha demostrado su efecto antiinflamatorio, por lo que puede utilizarse para los dolores articulares, de cabeza y en especial para los cólicos menstruales. También posee efecto antiparasitario, su consumo regular ayuda a la prevención de la ascaridiasis.

Ajo:

El ajo contiene sustancias antienvejecimiento como el ácido sulfénico, que actúa neutralizando radicales libres previniendo así la oxidación de los tejidos del cuerpo, al igual que evita la formación de placas de ateroma, favoreciendo la salud cardiovascular. Así mismo contiene sulfuros como la alicina, un elemento que le confiere al ajo propiedades antiinflamatorias, a la vez que estimula la función del sistema inmunológico, por lo que actualmente se utiliza en especial para tratar infecciones bacterianas resistentes a tratamientos convencionales.

Manzanilla:

Una hierba bastante popular que destaca por su dulce sabor, la parte más utilizada son sus flores, las cuales conservan sus propiedades incluso cuando han sido disecadas. Su principal efecto es el de aliviar los malestares estomacales, reduciendo los cólicos y disminuyendo los gases. En este sentido también se emplea para reducir los niveles de colesterol sanguíneo, como antiinflamatorio para tratar los dolores menstruales y como tranquilizante.

Menta:

Esta hierba que además posee un exquisito aroma es usada como descongestionantes de las vías respiratorias, para tratar el asma, las alergias, los procesos infecciosos e incluso la tuberculosis. Puedes conseguirlo en algunas tiendas naturistas en forma de aceite, y se emplea para tratar el colon irritable, en su forma natural también reduce las flatulencias y la sensación de distención abdominal. Se recomienda el uso de la hierba fresca, sin manchas negras o amarillas en sus hojas.

Tomillo:

Es una hierba aromática con un gran contenido de flavonoides como la apigenina, naringenina y otros antioxidantes. Además de su uso ampliamente conocido en la gastronomía, se ha evidenciado que aumenta el porcentaje de grasas saludables en las membranas celulares y a nivel sanguíneo, por lo que retrasa el envejecimiento y previene las enfermedades cardiovasculares. También se le confieren propiedades antiinflamatorias, en especial cuando se prepara en aceite, para tratar enfermedades reumáticas como la Gota.

Lino:

Se reconoce la gran cantidad de ácidos grasos tipo Omega 3 y Vitamina E que contienen las semillas de lino, recordando que el omega 3 no se produce en nuestro organismo y que es necesaria para el mantenimiento de las membranas celulares neuronales. De igual manera se recomienda su uso para tratar el estreñimiento dado su alto contenido de fibras, una cucharada al día regula el tránsito intestinal.

Existen muchas otras hierbas que se utilizan en remedios caseros para tratar las enfermedades más comunes, entre ellas el orégano, el diente de león, la lavanda, el ginseng, la cola de caballo entre otras; visita nuestras próximas publicaciones y conoce cómo pueden ser utilizadas y que beneficios aportan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd