Remedios Caseros para Blanquear los Dientes

Los dientes son órganos duros que trituran los alimentos en su paso a través de la boca mediante la masticación. En su exterior están protegidos por el esmalte, sustancia  responsable de proteger el diente además de brindarle su color y estética. El blanco característico de los dientes varías de una a persona a otra, y de hecho también puede hacerlo entre algunas piezas dentales. Las manchas en los dientes son más comunes en edades más avanzadas y en algunas situaciones que veremos en las siguientes líneas.

¿Por qué se producen las Manchas en los Dientes?

Existe un componente genético asociado al color de los dientes, así si tus padres o familia son de dientes oscuros es probable que tú también los tengas del mismo color. En otro sentido los hábitos alimenticios también condicionan la presencia de manchas en los dientes, el consumo de café, gaseosas de cola y otros penetran el esmalte produciendo el cambio de coloración, por otra parte el consumo de ácidos fuertes como el vinagre puede erosionar el esmalte permitiendo ver tras él la dentina de color amarillo oscuro. El exceso de flúor también puede condicionar la presencia de manchas, al igual que las fisuras.

Remedios Caseros para Blanquear los Dientes

Pasta de Bicarbonato y Jengibre

Este remedio tiene propiedades exfoliativas que permiten eliminar todas aquellas partículas de sarro y suciedad presentes en el esmalte dental que hacen que el diente se vea de color amarillento. Debes tener en cuenta no realizar este procedimiento más de dos veces por semana, pues el bicarbonato en exceso debilita el esmalte. Para preparar este remedio mezcla muy bien dos cucharadas de bicarbonato de sodio, un cuarto de cucharadita de jengibre en polvo y tres gotas de aceite esencial de menta y guarda en un recipiente cerrado lejos de la luz. En  cada cepillado aplica sobre tu instrumento de limpieza en primer lugar la crema dental, y luego un poco de este remedio, cepilla de manera tradicional, conseguirás resultados en dos o tres semanas.

Aceite de Coco

EL aceite de coco es un método natural totalmente innovador para el blanqueamiento de los dientes, se piensa que remueve el sarro y las manchas dentales sin afectar el esmalte dental. Para aprovechar los beneficios del aceite de coco te recomendamos que realices enjuague bucal durante un minuto  todas las noches media hora antes de cepillarte. Hasta la actualidad se han conseguido resultados excelentes con menos de un mes de tratamiento.

Fresas, Bicarbonato y Sal

El ácido cítrico de las fresas además de sus vitaminas, oligoelementos y antioxidantes no sólo ayudan a blanquear los dientes, sino que fortalecen los mismos desde su interior, además si se asocia a bicarbonato se consiguen resultados mucho más rápidos. Tritura dos o tres fresas con tenedor hasta que queden lo más homogénea y suave posible, luego añade media cucharadita de bicarbonato de sodio y una pizca de sal. Coloca la mezcla sobre el cepillo de dental,  aplica masajeando sobre los dientes por 5 minutos, luego retira el remedio cepillando con tu crema dental regular. Realiza este remedio dos o tres veces por semana, no excedas este límite pues el bicarbonato en exceso erosiona el esmalte.

Vitamina C

La Vitamina C es un elemento esencial en la formación del esmalte y otras estructuras dentales, además de que favorece el sistema inmune y la formación de tejido muscular y óseo. Para aprovechar estos beneficios a nivel sistémico puedes comprar en una tienda comercial cápsulas de vitamina C e ingerir 500 mg diarios, o si prefieres puedes incluir en tu dieta diaria productos cítricos como la piña, naranja, limón, fresas y en especial el producto culinario con más vitamina C, el pimentón.

Limón

EL limón es un remedio potente, que ha sido utilizado a través de los años en especial por las chicas para aclarar los dientes y que pierdan la tonalidad amarilla. Para preparar este remedio exprime un limón es un vaso pequeño y mézclalo con un poco de sal y tu crema dental de siempre, una vez consigas una mezcla homogénea cepíllate de manera normal durante 5 minutos. Recuerda que el limón al igual que el bicarbonato no debe ser aplicado en exceso, realiza este remedio sólo 2 veces a la semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd