Remedios Caseros para el Hipo

¿Qué es el Hipo?

El hipo es un síntoma producido por la contracción espasmódica del diafragma, que genera una inspiración forzada. Es bastante molesto pero generalmente autolimitado.

¿Qué casusa el hipo?

EL hipo que dura algunos minutos se produce por la ingestión de comidas muy rápido, sobredistensión gástrica, por ingerir alimentos muy fríos o muy calientes, estrés, ansiedad, llanto fuerte, tabaquismo, ingerir bebidas con contenido de bicarbonato alto, es decir que el hipo es de naturaleza benigna. Cuando  persiste durante más de 48 horas (un hecho muy poco frecuente), se produce por la afectación del nervio frénico por otras patologías de base como abscesos subfrénicos, pericarditis, diabetes mellitus…

 ¿Cuándo acudir al médico?

Por su naturaleza benigna, sólo te remendamos acudir al médico cuando el hipo persista por más de un día o cuando se presente de manera muy frecuente, pues puede ser un signo de alarma de otras patologías.

Remedios Caseros para el Hipo

Ya que el hipo suele tener carácter benigno, te sugerimos algunos remedios caseros sencillos y eficaces que acortarán en gran medida el tiempo de afección, eliminando las incomodidades asociadas a este padecimiento.

Mantener la Respiración

Se dice que el contener la respiración por el mayor tiempo posible aumenta los niveles de dióxido de carbono en sangre, lo que estimula el centro que controla la respiración en el diencéfalo, una parte del cerebro. Prepárate entonces para mantener la respiración por todo el tiempo que puedas, incluso si se produce el hipo durante el periodo de apnea, y verás cómo le dices adiós al hipo de manera rápida y sencilla.

Respirar con una Bolsa de Papel

Se basa en el mismo principio del remedio anterior, aumentar los niveles de dióxido de carbono en sangre. Toma una bolsa de papel, y coloca su abertura cubriendo la nariz y la boca presionando para que no se escape el aire, respira unas 15 veces, cuenta hasta 10 y vuelve a practicar la técnica al menos tres veces. Es una técnica bastante empleada desde hace muchos años.

Agua fría o Hielo

El diafragma es un músculo, por lo que posee propiedades contráctiles; por tanto se dice que el agua fría o el hielo producen en él un espasmo momentáneo, deteniendo así el acceso de hipo. Para eliminar el hipo con este remedio toma un vaso de agua muy fría e ingiérela lo más rápido posible, o toma un cubo de hielo y chúpalo hasta que se haya terminado.

Mantener los oídos tapados

Las estructuras que inervan los oídos comparten orígenes similares con el nervio vago, (del que se origina el nervio frénico responsable de la inervación del diafragma), por tanto al tapar con ambas manos tus oídos con fuerza por al menos 5 minutos, estimula los nervios que allí se encuentran trasmitiendo la señal al nervio vago, el cual detendrá momentáneamente su acción, eliminando así el hipo.

Adrenalina

La adrenalina es una sustancia producida de manera natural por el organismo en situaciones de estrés o de estímulo físico, que prepara al cuerpo para una respuesta inmediata, por tanto contrae los músculos, entre ellos el diafragma. Reírse por mucho tiempo o un susto verdadero producen en tu cuerpo altos niveles de adrenalina, lo que disipa el hipo.

Maniobra de Vasalva.

Las maniobras de Vasalva son aquellas destinadas a aumentar la presión dentro del tórax y el abdomen. Dentro de ellas tenemos naturalmente el el pujo y la tos. El aumento de la presión estimula directamente el nervio frénico eliminando así el hipo. Para aprovechar este efecto tapa tu nariz de manera vigorosa con tus manos, trata de espirar y puja con la pared abdominal, todo esto tendrá efecto inmediato.

Sabores fuertes.

Una cucharada de limón, un poco de vinagre, una cucharada de miel o un poco de picante provocarán una sobre estimulación de las papilas gustativas por lo que tu cerebro será distraído con este estímulo, evitando así que envíe momentáneamente señales excesivas al diafragma, suprimiendo la producción del hipo.

Oler alcohol

El aroma fuerte del alcohol penetra rápidamente a través de la superficie pulmonar, deteniendo la contracción espasmódica del diafragma. Toma una gasa y humedécela con abundante alcohol, inhala este aroma por al menos 5 minutos y verás cómo consigues alivio de manera rápida y sencilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd