Remedios Caseros para el Mal Aliento

El mal aliento o halitosis, que es el término médico adecuado, es un síntoma bastante frecuente entre la población sin distingo de sexo, por el que pocas personas acuden a consulta médica y que generalmente es susceptible de eliminación.

¿Qué puede ocasionar el Mal Aliento?

Sin duda la principal causa de Mal aliento es una higiene inadecuada, sin embargo no es la única causa; también puede producirse por la afectación de estructuras bucales como por ejemplo las caries dentales, la gingivitis, los abscesos faríngeos entre otros. Una causa menos frecuente es la formación de colonias bacterianas a nivel del estómago y sistema digestivo superior, como en el caso de afectación por Helicobacter Pilory, una bacteria con afinidad por el ácido estomacal. De igual manera el ayuno prolongado y la deshidratación conllevan a disminución de la producción de saliva lo que puede ocasionar Halitosis.

Sustancias y Alimentos que producen Mal Aliento

Sustancias como el tabaco, el chimó y el alcohol producen entre otros efectos mal aliento, por tanto te recomendamos que evites las mismas. De igual manera alimentos con sabor fuerte como el ajo, la cebolla, el atún enlatado, el rábano picante y los productos lácteos dejan sobre tu boca aromas muy difíciles de eliminar que sin duda ocasionan mal aliento, en especial si no se acompaña de hábitos higiénicos adecuados.

¿Cuándo debo acudir al médico?

El primer paso siempre debe ser mejorar los hábitos higiénicos bucales, sin embargo cuando además notes cambios en tus dientes como caries, o cualquier otro síntoma bucal debes acudir por ayuda profesional. De igual manera en caso de que los siguientes remedios caseros no funcionen debes al medico.

Remedios Caseros para el Mal Aliento:

Acudir al médico por Mal Aliento puede resultar algo incómodo, y en muchos casos representa un gasto elevado; por tanto te mostraremos algunos de los mejores remedios caseros para eliminar la halitosis de manera definitiva y sencilla.

Vinagre

El Vinagre es una sustancia antiséptica y anti microbiana que elimina la proliferación bacteriana anormal de la cavidad oral a la vez que en pequeñas cantidades ayuda a la digestión de los alimentos. Para utilizar el vinagre como remedio contra la halitosis existen dos maneras, en la primera puedes agregar una cucharada de vinagre a un vaso grande jugo de naranja y tomarlo cada mañana por una semana; o también puedes emplear el vinagre como enjuague bucal,  agrega una cucharada de vinagre a un vaso de agua y realiza gárgaras por un lapso de 10 segundos, cada día por al menos una semana.

Bicarbonato de Sodio

Una manera de tratar el mal aliento es destruir las bacterias que producen el mal olor, en este sentido el bicarbonato posee efectos bactericidas capaces de eliminar los microorganismos responsables de la Halitosis. Para usar este remedio te recomendamos que mezcles un poco de bicarbonato con tu pasta dental tradicional y que cada mañana cepilles tus dientes, encías y lengua con este producto, procura no aplicar el bicarbonato en otras oportunidades del día, pues en exceso puede causar pérdida del esmalte dental. También puedes realizar gárgaras con Bicarbonato y agua cada noche por al menos una semana.

Hierbas Aromáticas

Algunas hierbas aromáticas son excelentes para tratar el mal aliento, pues no sólo refrescan tu boca sino que además posee efecto antiséptico y anti microbiano. Entre estas hierbas encontramos la menta, el eucalipto, el tomillo o el romero; para aprovechar sus propiedades puedes preparar infusiones de cualquiera de ellas con una cucharada de cada una en una taza de agua, o también puedes masticar directamente estas hierbas. El efecto desodorante y el aroma en tu boca será sutil y placentero.

Limón y Perejil

El limón y perejil son plantas ampliamente usadas para tratar la halitosis ya que disminuyen el ph bucal eliminando las bacterias causantes del mal aliento, así mismo el perejil en específico posee un efecto desodorante que dejará un aroma fresco en tu boca por algunas horas. Te recomendamos que cada mañana tomes el jugo de medio limón, lo mezcles con medio vaso de agua y algunas ramas de perejil triturado y realices enjuagues por 15 segundos cada día durante al menos una semana, también puedes morder directamente un poco de concha de limón y de perejil después de cada comida, el resultado es más duradero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd