Remedios Caseros para el Oído

El dolor de oído es uno de los síntomas más frecuentes entre la población, suele afectar unilateralmente y además conlleva a complicaciones si no se resuelve a tiempo.

¿Qué produce el Dolor de Oído?

Sin duda las infecciones son la principal causa de dolor de oído; las infecciones virales de la garganta que migran hasta lograr la afección del conducto auditivo son la causa  más frecuente. Por otra parte las infecciones bacterianas y micóticas también se presentan en gran parte de la población. Los traumatismos,  lesiones por cuerpo extraños y alergias también pueden ser responsables de la aparición de esta afección. De igual manera debe reconocerse las causas neurológicas y conductivas que provocan dolor a nivel del oído interno.

¿De qué síntoma se puede acompañar el dolor de oído?

En caso de infección bacteriana se acompaña de secreción generalmente purulenta, que puede o no supurar hacia el exterior, en caso de infección micótica se acompaña de picazón y descamación. También es frecuente la presencia de tinnitus o sensación de zumbido a nivel auditivo. En casos de afectación neurológica o de infección severa también se presenta mareo, vómito y desvacenimiento.

¿Cuándo acudir al médico?

En caso de secreción de pus hacia el exterior, de percepción de mareos, pérdida del equilibrio, dolor intenso o bilateral, de disminución de la agudeza auditiva o sordera te recomendamos que acudas de manera inmediata a tu médico de preferencia. Sin embargo generalmente la otalgia o dolor de oídos se debe a procesos benignos que podemos resolver con las ayuda de remedios caseros eficaces y sencillos.

Remedios Caseros para el Dolor de Oído.

En las siguientes líneas veremos los mejores remedios caseros de toda la Web para aliviar el dolor de oído.

Aceite de Oliva y Ajo

Una excelente manera de aliviar el dolor del oído es emplear las propiedades anti inflamatorias y anti microbianas del ajo. Toma un diente de ajo y tritúralo en un mortero, posteriormente agrega el mismo a un recipiente pequeño de vidrio con un poco de aceite de oliva. Posteriormente toma una cucharada de esta solución y caliéntala directamente sobre el fuego de la hornilla en la cuchara, vierte el contenido en un algodón limpio pequeño y procede a introducir el algodón en el oído afectado, deja que actúe durante 15 minutos y retíralo suavemente.

Cebolla

Al igual que el Ajo, la cebolla posee efectos des inflamatorios a la vez que inhibe el crecimiento microbiano. Para aprovechar estos beneficios puedes practicar dos remedios; toma media cebolla fresca previamente limpia y pelada y licúala (también puedes triturarla) sin agregar otro líquido, luego con la ayuda de un gotero aplica dos gotas del extracto de cebolla puro en el oído afectado cada 6 seis horas por al menos 5 días. También puedes tomar media cebolla mediana, cortarla en pedazos pequeños y hervirla en 100 cc de agua para luego impregnar un pañuelo con este líquido y aplicarlo directamente sobre el oído afectado.

Jengibre

EL jengibre es una de las plantas más empleadas para aliviar las afecciones inflamatorias, pues posee efecto sedante y bactericida. Toma un pedazo pequeño de la raíz de jengibre, lávalo muy bien y córtalo en un  trozo largo pero  fino que puedas introducir directamente en el conducto auditivo. Sus propiedades se aprovechan al máximo si lo aplicas de manera directa por 10 minutos, recuerda cortar el jengibre en tiras largas para que puedas introducirlo y retirarlo fácilmente.

Manzanilla y Eucalipto

El oído se comunica con la nariz a través de un conducto llamado “Trompa de Eustaquio”, y se sabe que en procesos de inflamación este conducto puede ocluirse, favoreciendo la retención de secreciones a nivel del conducto auditivo. Para lograr evacuar las secreciones a través del mismo, toma un poco de manzanilla y eucalipto, que reúnen propiedades descongestionantes y anti inflamatorias excelentes y colócalas a hervir en medio litro de agua. Una vez hayan hervido por 5 minutos deposita el líquido en un recipiente de tapa ancha, y aplicando un pañuelo o toalla sobre tu cabeza para evitar la pérdida de la sustancia, inhala todo el vapor posible por 5 minutos. El alivio será inmediato.

Evita el uso de Cotones de Algodón

Te recomendamos que no uses cotones de algodón para limpiar los oídos en caso de que presentes dolor, de igual manera evita introducir el mismo utensilio en ambos oídos, pues puedes propagar la infección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd