Remedios Caseros para la Escabiosis

La escabiosis o como también es conocida de manera tradicional, la sarna, es una afección producida por un ácaro diminuto llamado Sarcoptes Scabiei que afecta las capas superficiales de la piel. Se produce en especial en la población en edades pediátricas. Es una de las enfermedades más conocidas a nivel mundial, y su incidencia ha marcado generaciones a través de la historia.

¿Qué síntomas produce la Escabiosis?

La Escabiosis se caracteriza por la presencia de lesiones descamativas, eritematosas (rojizas) y bastante pruriginosas (que causan mucho picor) en la piel, que se presentan de manera más frecuente en las extremidades, los genitales, el pliegue interglúteo pero que puede afectar cualquier área de la dermis. La sensación de picor suele causar rascado intenso, que ocasiona sangrado y en ocasiones sobre infección bacteriana, lo que ocasiona aparición de secreciones, ampollas y costras dolorosas.

¿Cómo se adquiere esta infección?

La Escabiosis es una enfermedad fuertemente relacionada a los hábitos higiénicos, el desaseo de la ropa, habitar en malas condiciones, la suciedad y el contacto con otras personas infectadas por el Sarcoptes Scabiei, son las formas como se puede adquirir la enfermedad. Es común en los niños la afección en las guarderías, los colegios y los cuidados diarios, donde se relacionan con otros similares.

Remedios Caseros para la Escabiosis.

Debes tener presente que aparte de los excelentes remedios caseros que te recomendaremos debes seguir los siguientes consejos:

  • Cambia frecuentemente las sábanas
  • Cambia tu ropa al menos dos veces al día
  • Evita el rascado
  • Evita el contacto con personas no contagiadas
  • Lava la ropa que te quitaste con agua caliente.

Aloe Vera y Jengibre

Por supuesto, el aloe vera o sábila es uno de los mejores tratamientos para los procesos infecciosos de la piel, pues posee elementos anti microbianos e hidratantes excelentes para combatir entre otras patologías, la sarna; de igual manera el jengibre también es escabicida, por lo que la unión de estos componentes pondrá fin a la Escabiosis. Para preparar este remedio toma 3 cm de raíz de jengibre y tritúralo muy bien junto a un poco de cristal de sábila (la parte transparente del centro de la planta), hasta conseguir una mezcla uniforme. Luego aplica esta mezcla dos veces al día por 5 días para conseguir efectos definitivos.

Aceite de Nim

El aceite de Nim o de Neem se encuentra entre los mejores escabicidas de la medicina no tradicional, pues posee un olor fuerte que repele a los ácaros además contiene una serie de elementos que resultan tóxicos para estos microorganismos sin lesionar desde luego tu piel. Aplicar el aceite de Neem es bastante sencillo, cada noche luego de bañarte debes aplicar gentilmente una capa del aceite sobre todo tu cuerpo, dejar que actúe mientras duermes y retirarlo al día siguiente por la mañana con abundante agua y jabón. Realiza este remedio por 5 noches seguidas.

Aceite Esencial del Árbol de Té

El aceite esencial del árbol de té es un poderoso anti microbiano, antiséptico y anti ácaros que elimina de manera efectiva el Sarcoptes Scabiei, si estas embarazada o lactando debes evitar este remedio, pues puede resultar un poco agresivo para tu piel. Toma una cucharada de aceite esencial del árbol del Té y mézclalo junto a una cucharada de aceite de oliva, posteriormente utilizando un algodón limpio aplica suavemente sobre todas las áreas lesionadas. Deja que actúe por una hora y luego puedes retirar con abundante agua y jabón. Repite ese proceso dos veces al día por una semana.

Cúrcuma y Limón

Las propiedades antisépticas, anti bacterianas y escabicidas de la cúrcuma junto al efecto des inflamatorio y anti pruriginoso del limón, transforman esta receta en uno de los mejores remedios para acabar con la sarna. Prepara este remedio mezclando medio vaso de agua, una cucharada de cúrcuma en polvo y el jugo de medio limón hasta obtener una pasta homogénea, luego aplica sobre todas las áreas necesarias y deja que actúe durante una hora. Retira el remedio con abundante agua y jabón, repite el proceso todos los días por una semana.

Vinagre Blanco

La acidez del Vinagre cambia el Ph de la piel, lo que resulta nocivo y repelente para el ácaro productor de la sarna. En primer lugar debes diluir el vinagre con agua en partes iguales, y luego aplicar con un algodón sobre las áreas necesaria durante 15 minutos. Repite el proceso tres veces al día por una semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd