Remedios Caseros para la Gripe en Niños

La gripe o resfriado común se define como la infección de etiología viral que afecta la porción alta de las vías respiratorias, los niños afectados refieren  tos, estornudos, dolor muscular y de garganta, fiebre, congestión nasal y malestar general. Es una de las enfermedades más frecuentes entre la infancia, en especial en la época de invierno, conllevando al ausentismo escolar y disminución de la capacidad de concentración.

¿Cómo diferenciar la gripe de otras enfermedades?

La gripe es una infección leve de duración auto limitada, es decir que se cura por si sola al cabo de unos 4 a 7 días, a diferencia de infecciones bacterianas que pueden durar más tiempo. El resfriado común siempre se acompaña de secreción a nivel nasal de color transparente o clara, y puede producir fiebre que no sobrepasa los 39,5°C, a diferencia de otras enfermedades infecciosas. En oposición a otros procesos como el dengue o el Zika siempre se acompaña de síntomas respiratorios como tos, estornudos o congestión nasal.

En caso de que sospeches que no se trata de un resfriado común acude por ayuda profesional, pues puede que amerites tratamiento con fármacos tradicionales.

Remedios Caseros Para tratar la Gripe

La gripe es una enfermedad bastante tediosa que se presenta con relativa frecuencia, puede afectar a los niños incluso unas dos o tres veces al año, por lo que acudir al médico resultaría bastante costoso y en la mayoría de los casos innecesario, pues incluso el tratamiento tradicional está dirigido solo a limitar los molestos síntomas, ya que como mencionamos la gripe es un proceso auto limitado. Veamos a continuación los mejores remedios caseros para aliviar los incómodos síntomas de la gripe en los niños.

Té de Sauco:

El Sauco, en especial sus flores y bayas contienen ácido acetil salicílico, un antiinflamatorio ampliamente utilizado por la industria farmacéutica que reduce el dolor y la inflamación de la garganta y otros tejidos. Además contiene sambucol, una sustancia que limita la infección viral. Para preparar el té de Sauco, hierva una taza de agua y agregue la flor de la planta junto con algunas bayas o una cucharada de Sauco molido, tape la olla y deje reposar por diez minutos. Agregue un poco de azúcar si así lo desea para mejorar el sabor, cuele la solución y tome al menos dos veces al día.

Té de Limón con Miel

La miel y el limón ayudan a descongestionar la nariz, mejora la respiración y desinflama la garganta. Para preparar este remedio necesitas hervir un vaso de agua durante 5 minutos,  luego añadirle dos cucharadas de miel y revolver bien. Posteriormente, con el fuego apagado agrega el jugo de un limón entero. Es importante destacar que la Vitamina C del limón puede desperdiciarse si hierves el jugo de la fruta, por tanto se sugiere que agregues el limón con el fuego apagado. Bebiendo este té dos o tres veces al día  conseguirás bastante alivio para tus niños, además el toque dulce de la miel les encantará.

Té de Jengibre.

El jengibre es eficaz contra el resfriado común ya que posee efectos anti inflamatorio y analgésicos. Para elaborar este té primero debes rallar un poco de raíz de jengibre, (una cucharada), y colocarla a hervir en un vaso de agua, agrégale azúcar o miel para mejorar el sabor. Deja reposar la mezcla durante unos 10 minutos, recuerda colarlo bien y estará listo para que tus niños puedan beberlo.

Vapor del té de Eucalipto.

El eucalipto tiene propiedades expectorantes, por lo que descongestiona las vías respiratorias y alivia el dolor. Toma varias hojas de eucalipto (al menos unas diez),  colócalas a hervir en un litro de agua, luego vierte el contenido aún caliente en un recipiente de boca amplia.  Cubre la cabeza de los niños y el recipiente con una toalla o pañuelo  para que puedan inhalar todo el vapor de eucalipto posible. Te recomendamos que primero inhale usted el vapor, para comprobar que no esté muy caliente y sea tolerable para los niños. Realiza este remedio al menos dos vece al día, en especial antes de llevar a los infantes a la cama.

De igual manera recuerda brindarle todo el líquido posible a tus hijos para mantenerlos hidratados, si tienen dolor a la hora de comer puedes darle cremas o comidas blandas y por último te sugerimos brindarles todo el reposo posible para lograr una recuperación adecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd