Remedios Caseros para la Irritación de Garganta

El dolor de garganta o la irritación de la garganta es uno de los motivos de consulta que con más frecuencia refieren los pacientes al buscar ayuda médica, en especial afecta a los niños en la época de clima frío y lluvioso.

¿Qué produce el dolor de garganta?

Generalmente el dolor de garganta se produce como consecuencia de la infección por virus que se desarrollan y afectan las vías altas del tracto respiratorio, especialmente las amígdalas. En menor medida puede producirse por infecciones bacterianas, pero en estos casos los síntomas son mucho más intensos. El uso excesivo de las cuerdas vocales o intentar ingerir cuerpos extraños también puede provocar irritación de la garganta.

¿Qué otros síntomas pueden estar asociados?

 Es común observar dolor al ingerir alimentos, tos, enrojecimiento e inflamación de las amígdalas. Si se asocia fiebre, probablemente estemos frente a una infección viral, y si además se evidencian secreciones amarillentas o purulentas podemos afirmar que la infección es bacteriana. También puede presentarse disfonía, lo que clínicamente se traduce en afección de la laringe.

¿Cuándo acudir por Ayuda Médica?

En caso de imposibilidad para ingerir alimentos, de  evidenciar secreción purulenta a nivel de las amígdalas o de fiebre alta persistente acude a tu médico de confianza, pues probablemente requerirás de antibiótico con prescripción médica. De igual manera si el dolor dura más de 4 ó 5 días también te recomendamos que acudas por ayuda profesional.

Remedios Caseros para la Garganta Irritada

Como ya hemos mencionado generalmente el dolor de garganta se produce por infecciones virales leves o por factores traumáticos, por lo que basta con  reposo y con algunos de los siguientes remedios caseros para devolverle a nuestra garganta todo el alivio necesario.

Beber abundante líquido.

 El dolor de garganta puede producir dificultad para comer por lo que beber líquidos se hace esencial para mantenernos con energía, de igual manera los líquidos hidratan las membranas celulares lo que reduce la sensación de dolor. Te recomendamos las bebidas calientes, que producen un efecto analgésico más notorio y evitar las bebidas frías, pues promueven la replicación viral.

Te de Jengibre

El Jengibre posee efectos antiinflamatorios, perfectos para aliviar las dolencias de la garganta. Coloque a hervir un trocito de Jengibre (1 centímetro de raíz) en un vaso de agua durante 5 minutos, luego deje reposar la solución por 10 minutos. A continuación cuele la bebida e ingiérala caliente tres tazas al día, muy pronto sentirá mejoría

 Gárgaras con Agua y Sal.

Este remedio casero se basa en el hecho de que el exceso de sal desnaturaliza a los virus que se encuentran afectando la garganta, además de que hidrata a las células afectadas. Se recomienda disolver media cucharada de sal en un vaso de agua tibia, y realizar gárgaras durante medio minuto tres veces al día. Realizar más de tres veces al día este remedio puede producir mayor irritación, por tanto recuerda no exceder las recomendaciones por favor.

Gárgaras con Limón y Cebolla

El limón es ideal para combatir la inflamación y en combinación con la cebolla, que posee una sustancia llamada quercetina un analgésico y antinflamatorio totalmente natural, produce increíbles resultados. Para preparar este remedio necesitas hervir una cebolla en un litro de agua hasta que esté bien cocida y dejarla reposar por siete horas, posteriormente agrega el jugo de tres limones y si deseas para mejorar el sabor agrega una cucharada de miel. Realiza gárgaras  por medio minuto dos veces al día, conseguirás alivio muy pronto.

Té de Llantén

El llantén es una hierba con propiedades antiinflamatorias bastante sencilla de conseguir. Hierva un litro de agua durante 5 minutos, a continuación introduzca 30 gramos de hojas de llantén (unas 5 hojitas) en el agua caliente, tape la olla y deje reposar durante 10 minutos. Cuando se haya enfriado un poco, agregue si desea 10 gotas de propóleo y realice gárgaras durante medio minuto  dos veces al día con este remedio casero.

Vapor de Té de Eucalipto.

Hierva un litro de agua y posteriormente agregue 10 hojas de eucalipto, deje reposar la mezcla por 10 minutos y a continuación cubra su cabeza con un pañito para inhalar el vapor que emana de esta preparación por 15 minutos, dos veces al día hasta conseguir alivio. Si lo prefiere también puede ingerir esta solución 2 veces al día, pero asegúrese de colar el líquido antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd