Remedios Caseros para la Tos

La Tos es un síntoma que refleja la afectación e irritación de la vía aérea. Se trata de un motivo de consulta bastante frecuente entre la población, siendo más común en los meses de invierno. Se debe destacar que la tos no es una enfermedad, más bien es una expresión de la misma, por tanto la mayoría de los tratamientos no están enfocados a detener la tos sino a curar la patología de base.

¿Que puede producir la tos?

La causa más frecuente de tos son los procesos infecciosos virales que afectan la nariz y faringe, un problema de salud auto limitado, es decir que se curan por si solos al cabo de un tiempo. También puede producirse por infecciones bacterianas, micóticas o de micobacterias (tuberculosis) en el sistema respiratorio. De igual manera los procesos alérgicos producen tos y estornudo, especialmente en la población pediátrica.

Tipos de Tos

La tos seca no se acompaña de emisión de secreciones bronquiales o “flema”, la tos productiva es aquella que se origina de problemas a nivel pulmonar y que se encuentra relacionada a la producción de flema o esputo.

¿Cuándo acudir al médico?

Debes acudir al médico en caso de que los episodios de tos duren más de una semana; que produzcan vómito asociado o que impida la deglución. En este sentido es recomendable acudir por ayuda especializada si la tos se acompaña de otros síntomas como fiebre, dolor intenso, secreción verdosa por la nariz, esputo fétido o de color oscuro.

Remedios Caseros para la Tos

Dada su alta frecuencia y carácter auto limitado generalmente no es necesario acudir al médico para aliviar las molestias asociadas a la tos, por tanto te recomendamos los siguientes remedios caseros para que te sientas mucho mejor:

Berro, limón y miel.

El Berro tiene propiedades mucolíticas y expectorantes ideales para tratar la tos productiva; y de igual manera el limón y la miel poseen propiedades antisépticas y anti inflamatorias, lo que convierte a este remedio en una solución para la tos con esputo. Para preparar el jarabe licua un sobre de hojas de berro (15 gramos aproximadamente) con el zumo de dos limones y sólo un poco de agua hasta conseguir una mezcla homogénea, llévala a fuego lento, añade 4 cucharadas de miel y remueve hasta que se torne espeso. Bebe todo el contenido del preparado en tes tomas al día hasta conseguir alivio.

Tomillo

El tomillo es empleado por sus efectos antisépticos y des inflamatorios para aliviar la irritación de la garganta y así prevenir la aparición de la tos. Toma un vaso de agua, añade dos tazas de azúcar y mezcla en una cazuela a fuego lento hasta que empiece a hervir. Mantén la preparación cociéndose hasta que se disuelva todo el azúcar. Apaga la llama, agrega 45 gramos de tomillo y tapa la cazuela. Deja que repose durante media hora y posteriormente cuela el contenido en el envase que prefieras. Puedes guardar el jarabe en la nevera para que se preserva durante más tiempo. Toma dos cucharadas cada 8 horas por 7 días y conseguirás calmar la tos.

Cebolla, miel y limón:

La cebolla es excelente para el tratamiento de la tos y las afecciones de la vía respiratoria pues posee cualidades bronco dilatadoras y analgésicas, que mejoran la respiración a la vez que disminuye las molestias asociadas a la tos. Para preparar este remedio licua ¼ de kilo de miel, tres cebollas y el jugo de tres limones hasta conseguir una mezcla homogénea, puedes guardar la preparación en un recipiente de vidrio con tapa y guardarlo en la nevera. Los niños deben tomar dos cucharadas al día, los adultos 3 cucharadas, en ambos casos por 5 días para conseguir remisión de la sintomatología.

Anís

El Anís es conocido por sus grandes beneficios para el manejo de la tos, en especial la tos con flema. Para elaborar el remedio toma medio litro de agua, una cucharada de anís y una de raíz de regaliz seca y ponlas a hervir durante 15 minutos. Luego apaga la llama y añade una cucharada de tomillo seco, deja que repose hasta que esté tibio. Posteriormente cuela la mezcla y agrega 250 gramos de miel en una olla a fuego lento hasta que obtengas una mezcla homogénea. Toma 3 cucharadas al día hasta conseguir mejoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd