Remedios Caseros para la Varicela

La varicela o como también es conocida lechina o peste cristal, es una enfermedad infecciosa viral que se caracteriza por la producción de múltiples lesiones tipo vesículas, pústulas y costras en la piel. Es más frecuente en la infancia, de fácil contagio y generalmente no amenaza la vida.

¿Cómo reconocer la Varicela?

La varicela se considera como una de las enfermedades exantémicas de la infancia, por lo que su aparición se considera normal en los niños, incluso en aquellos que han recibido la vacuna anti varicela. El exantema suele estar precedido por la aparición de Fiebre y malestar general, luego inciden pequeños puntos rojos sobre la piel que posteriormente se llenan de líquido transparente u oscuro formando vesículas, las cuales se debridarán espontáneamente dejando tras sí una costra. Las lesiones se acompañan de sensación de picor intenso y pueden dejar cicatriz tras su resolución.

¿Cuándo acudir al médico?

Las lesiones de la varicela inciden sobre el paciente en toda la superficie de piel, pero generalmente respeta las plantas de las manos y pies. También es normal que afecte las mucosas como la boca y los genitales, en caso de dificultar la alimentación o de dolor intenso se recomienda que acudas por ayuda profesional. Una de las complicaciones más frecuentes es la sobre infección de las lesiones, en este sentido se observa sobre las vesículas la salida de pus o secreción verdosa, asociado a dolor intenso e hinchazón, cuando esto se presente debes acudir al médico, pues probablemente se deba administrar tratamiento antibiótico para limitar la enfermedad.  De igual modo cuando la lesión persista por más de una semana, o la fiebre no desaparezca te recomendamos acudir por ayuda médica.

Remedios Caseros para la Varicela

La lechina o peste cristal, como también es conocida esta enfermedad, tiene un carácter auto limitado, es decir se cura por sí sola al cabo de un poco tiempo; sin embargo con la ayuda de los mejores remedios caseros te mostraremos como disminuir el tiempo de duración de la enfermedad y lo más importante, como tratar las lesiones para prevenir la aparición de cicatrices.

Miel

Uno de los productos naturales con mayor efecto anti microbiano y des inflamatorio. Como mencionamos existe posibilidad de sobre infección de las lesiones, por tanto la aplicación de miel es excelente para prevenir la aparición bacteriana. De igual manera sus propiedades anti inflamatorias y humectantes te ayudarán a aliviar el dolor, picazón y prevenir la aparición de cicatrices. Con la ayuda de un algodón o de un pañuelo suave aplica la miel directamente sobre las lesiones, deja que actúe durante al menos 10 minutos y posteriormente retira con una ducha cuidadosa. La mejoría es inmediata.

Bicarbonato.

Una forma de calmar la sensación de picazón intensa es con Bicarbonato, empleado desde hace mucho para tratar la varicela. Para aplicar el bicarbonato debes buscar un recipiente de vidrio de boca ancha, posteriormente disuelve bicarbonato en un poco de agua hasta conseguir una pasta (emplea poca agua, en caso contrario la sustancia será muy fluida y no se va a adherir a la piel), y luego aplícala directamente sobre las áreas lesionadas. Al disminuir el prurito o sensación de picor, evitas el rascado con la uñas con la consecuente eliminación de cicatrices.

Avena

La avena es uno de los productos naturales que disminuye el tiempo de duración de la enfermedad, a la vez que evita el dolor e inflamación. Toma un recipiente de vidrio de boca ancha,  aplica avena bien sea en hojuelas o en harina (es más fácil la aplicación de la harina de avena), y agrega un poco de agua hasta conseguir una pasta homogénea, luego aplica directamente sobre las lesiones esta mezcla con la ayuda de un algodón o paño suave. El picor se alivia de manera inmediata, además la avena también aclara la piel y elimina posibles cicatrices.

Merthiolate Blanco

El Merthiolate Blanco o Cloruro de Benzalconio, es un producto antiséptico que muchas veces se consigue de manera tradicional en los hogares mexicanos para tratar las heridas abiertas, de manera similar al alcohol. Este producto viene con un práctico atomizador para facilitar su aplicación sobre las lesiones, en caso de que no lo posee aplica con la ayuda de un algodón o paño suave. Emplea el merthiolate dos veces al día para prevenir la sobre infección bacteriana y acelerar el curso de la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd