Remedios Caseros para las Hemorroides

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son el conjunto de venas que normalmente se encargan del drenaje venoso del conducto anal. Comúnmente el término hace referencia a la inflamación de las mismas. Es una afección bastante frecuente que complica la vida de muchas personas alrededor del mundo. Tiene mayor incidencia durante el embarazo, en aquellas personas que realizan levantamiento de peso o con predisposición genética.

¿Qué síntomas producen ?

La inflamación de las hemorroides puede causar incomodidad para sentarse, dolor y heces con sangre; sin embargo en casos más avanzados es posible que cause sangrado profuso, en especial en caso de traumatismos. De igual manera también se puede acompañar de prolapso o salida de las mismas al exterior a través del ano, acompañada o no de sangrado. En caso de sangrado y traumatismos es frecuente que se asocie a infecciones locales.

¿Cuándo acudir al médico?

Debes acudir al médico en caso de inflamación hemorroidal grave, es decir, cuando el sangrado sea profuso y no ceda de manera espontánea, así mismo cuando exista protusión hemorroidal que no puedas reducir (volver a su sitio normal) de manera manual. En caso de infecciones asociadas también se recomienda acudir por ayuda profesional.

Remedios Caseros para las Hemorroides.

La afección hemorroidal a pesar de ser un trastorno bastante frecuente aún se encuentra estigmatizada, en especial cuando se presenta en el sexo masculino, dada su particular área de afección, por tanto quizá necesites algunos remedios caseros sencillos y efectivos que te ayuden a solventar este problema en sus inicios sin acudir por ayuda profesional.

Ajo:

Como ya hemos visto en otras publicaciones, el ajo tiene excelentes efectos anti inflamatorios y antisépticos, por lo que recomendamos su uso para aliviar las dolencias asociadas a las Hemorroides. Para aprovechar sus bondades tomas tres dientes de ajo previamente lavados, tritúralos bien y déjalos hervir en 150 cc de agua durante 5 minutos. Espera que el líquido se enfríe a temperatura ambiente y posteriormente con la ayuda de una gasa, aplica el líquido (incluso con los trocitos de ajo) directamente sobre el área lesionada.

Glicerina y Sal de Epson

Estos productos alivian el dolor y la inflamación en pocos minutos. Lava suavemente el área lesionada antes de aplicar este remedio, posteriormente toma dos cucharadas de sal de Epson y dos cucharadas de glicerina, mézclalos bien en un recipiente de vidrio y luego aplícalos masajeando gentilmente sobre las hemorroides inflamadas. Deja que el remedio actúe durante 20 minutos y limpia nuevamente el área. Puedes aplicar la glicerina y sal de Epson las veces que sea necesario.

Baños de Asiento:

Uno de los remedios más populares para tratar la inflamación de las hemorroides son los baños de asiento, pues el agua produce contracción venosa, disminución de la inflamación y del dolor. Para realizar esta terapia necesitas una tina, agua tibia y puedes añadir alguna hierba para potenciar su efecto. La Castaña de Indias mejora la circulación, las hojas de mango reducen la inflamación y el Ciprés es un calmante natural, puedes usar 5 cucharadas de castaña de indias en polvo, un manojo de hojas mango o 8 gotas de aceite esencial de Ciprés. Una vez tengas el agua tibia, añade la hierba de tu preferencia y luego siéntate durante 20 minutos para que sus principios activos actúen. El alivio conseguido es bastante rápido.

Papa

La papa cruda tiene propiedades des inflamatorias, analgésicas y anti microbianas ideales para tratar las hemorroides. Te recomendamos que tomes una papa pequeña, la laves muy bien, y que posteriormente la ralles (sin quitarle la concha), luego aplica este cataplasma de manera directa sobre el área de dolor y deja que actúa durante al menos 20 minutos, especialmente después de evacuar. Repite la terapia cuantas veces sea necesario.

Espinaca y Aceite de Oliva

La espinaca es un relajante muscular y des inflamatorio por naturaleza, para preparar este remedio necesitas tomar un poquito de hojas de espinaca lavadas (la cantidad que quepa en la palma de tu mano), picarla en trozos pequeños y añadirle una cucharada de aceite de oliva. Mezcla bien hasta conseguir una pasta, y luego aplica directamente durante 15 minutos sobre la región inflamada.

Recuerda siempre llevar una dieta rica en fibras que disminuya el estreñimiento, para evitar hacer fuerza excesiva al momento de evacuar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd