Remedios Caseros para las Quemaduras

Las quemaduras son lesiones producidas por efectos físicos o químicos, generalmente afectan a la piel, y de acuerdo a su extensión y profundidad pueden afectar  otros tejidos adyacentes. Son provocadas  por objetos calientes o llamas,  por radiación solar, electricidad o algunos químicos. La población más afectada son los niños entre 2 y 4 años, quienes en su afán de explorar el mundo desconocen la prudencia y la prevención, de igual manera están en riesgo aquellas personas que trabajan con combustible o en aserraderos.

¿Cuándo acudir al médico?

Las quemaduras dolorosas, de color rosa, rojo vivo o con ampollas pequeñas son categorizadas de leves a moderadas, susceptibles de curación dejar sin cicatriz. Sin embargo aquellas quemaduras profundas, con formación de ampollas grandes, que incluso han afectado la capa de nervios, tornando a la lesión insensible, probablemente ameritan antibioticoterapia tradicional, pues el riesgo de infección es elevado. En el caso de las quemaduras por radiación solar también podemos aplicar algunos remedios caseros excelentes para conseguir alivio. Si presentas quemaduras extensas acude a tu médico de confianza de inmediato.

Remedios Caseros para las Quemaduras:

Una quemadura es una puerta de entrada para infecciones en la piel, sin contar lo incómodo que resultan, en especial cuando afectan las manos o la cara; por tanto te traemos los mejores remedios caseros para que juntos podamos resolver las quemaduras de una forma sencilla, segura y económica.

Aloe Vera

El aloe vera o como también es conocido, sábila es una de las plantas medicinales más útiles para tratar los problemas de la piel, pues posee propiedades hidratantes, antisépticas y nutritivas. Para aprovechar las propiedades de aloe vera, toma una penca fresca y  deja que desangre (pierda el exceso de líquido) en posición vertical durante al menos 5 horas. Posteriormente corta todos los bordes y piel de la planta, toma el cristal (pulpa) del interior y aplícala directamente sobre el área lesionada, tres veces a día hasta que la lesión haya desaparecido, pues además disminuye la aparición de posibles cicatrices. Este remedio es excelente para combatir las quemaduras a causa del Sol.

Pasta de Dientes:

La pasta dental contiene algunos compuestos antisépticos y refrescantes, que no sólo mantienen tu boca sana, sino que también pueden preservar una herida superficial libre de infecciones a la vez que alivia el dolor. Te recomendamos que en primer lugar apliques suficiente agua a temperatura ambiente, si es posible agua mineral o filtrada sobre el área lesionada y luego apliques una capa de pasta de dientes. Usa  este remedio al menos dos veces al día.

Miel

La miel posee un Ph ligeramete ácido más una serie de compuestos que evitan el crecimiento bacteriano, lo que lo transforma en un antibiótico natural por excelencia, de igual manera su textura permite que se adhiera fácilmente al área lesionada evitando además la deshidratación y favoreciendo la nutrición de la piel. Impregna el área lesionada con una cantidad generosa de miel y posteriormente cúbrela con una venda para evitar manchar la ropa, aplica la miel 3 veces al día hasta conseguir mejoría.

Cebolla

La cebolla es uno de los ingredientes que se encuentran en las cocinas de todos los mexicanos, posee increíbles propiedades analgésicas y antisépticas. Para preparar este remedio, toma un trozo de cebolla pelada (acorde al tamaño del área de la quemadura), pícala en pedazos pequeños y si es posible tritúrala en un mortero. A continuación cubre la lesión con este preparado y luego aplica una venda para mantenerlo en su sitio. La cebolla quizá no sea la mejor para disminuir la aparición de cicatrices, por tanto te recomendamos que añadas un poco de sábila o de miel para lograr una recuperación adecuada.

Vinagre:

En caso de lesiones superficiales, sin presencia de ampollas, puedes emplear las propiedades antisépticas del vinagre. Toma un poco de vinagre y dilúyelo en agua (mitad y mitad), luego toma una gasa e imprégnala con la solución para aplicarla sobre el área lesionada. Cubre la gasa con una venda. Aplica este remedio tres veces al día hasta conseguir mejoría clínica.

Recuerda antes de aplicar estos remedios lavar bien el área quemada con abundante agua filtrada o hervida a temperatura ambiente, no emplees hielo pues el dolor puede ser más agresivo una vez retires el frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd