Remedios Caseros para Subir de Peso

Algo muy sencillo para algunos es subir de peso, de hecho existen infinidades de dietas para bajar rebajar y mantenernos en forma; pero muchos de nosotros a pesar de mantener una dieta adecuada y un ritmo de vida tranquilo aún seguimos con el mismo peso que teníamos  en la adolescencia. Suena como una bendición, pero estar en los extremos nunca es bueno. De igual manera aquellos con un peso adecuado, y que realizan ejercicio intenso para sgaar masa muscular también buscan soluciones en  internet para subir de peso,  para todos ellos y mucho más van dedicados los siguientes remedios caseros.

¿Por qué es difícil subir de peso?

La principal causa de bajo peso es una dieta inadecuada, baja en proteínas principalmente, aunado a una vida sedentaria. De forma contraria las personas que realizan ejercicio de bajo impacto prolongado también tienden a bajar de peso. El estrés y una vida llena de preocupaciones también generan la pérdida de peso. Por otra parte existen patologías que conllevan al estado catabólico, es decir a la pérdida de peso, entre ellas el hipotiroidismo y la diabetes, al igual que se prpduce como efecto secundario de otras enfermedades crónicas a saber tuberculosis, neoplasias, artritis, insuficiencia renal entre otras.

Remedios Caseros para Subir de Peso

Fenogreco

El fenogreco es una planta poco conocida, pero que es utilizada especialmente por las mujeres desde hace muchos años, y es que no sólo ayuda a aumentar de peso, sino que lo hace en zonas específicas, como el pecho y los glúteos. Esta hierba contiene alto contenido en Estrógenos, una hormona anabolizante propia de las mujeres que promueve el aumento de peso y mejora la silueta fémina. El fenogreco es incluso utilizado y recomendado por los médicos naturistas de toda Latinoamérica. La forma más fácil de consumir el fenogreco es en cápsulas que puedes adquirir en cualquier herbolaria o casa naturista, o en polvo para condimentar la comida. Para preparar remedios caseros a base de fenogreco necesitas por lo menos 6 semillas de esta planta para realizar una infusión de manera tradicional. Consume una taza en la mañana y otra en la tarde, además de ingerir abundante agua (al menos dos litros) para conseguir efectos más rápidos y duraderos.

Plátano y Leche

El plátano es una fruta con gran contenido de carbohidratos, oligoelementos (potasio en especial) y por tanto muchas calorías, que son sustancias ideales para subir de peso, además si lo consumes en conjunto con leche aumentas su potencial anabolizante a la vez que agregas vitaminas y nutrientes esenciales. Para subir de peso consumiendo este remedio, debes realizar un batido de esta fruta madura con leche cada mañana con el desayuno, además tiene un excelente sabor que puedes disfrutar más si agregas una o dos cucharadas de miel.  Verás resultados en dos semanas. Puedes reemplazar el plátano por avena en ojuelas cocida, conseguirás el mismo efecto.

Diente de León

El mecanismo por el cual esta delicada planta nos ayuda a aumentar de peso, es a través de la estimulación del apetito, siendo una alternativa ideal para las personas quienes comen poco. De igual manera el diente de león facilita la excreción de bilis, una sustancia producida en el hígado encargada de la digestión principalmente de las grasas. Para preparar el remedio a base de esta planta, prepara una infusión de manera regular mezclando 4 flores en una taza de agua hirviendo, tapa y deja que repose por al menos 15 minutos. Toma tres tazas al día, una de ellas en ayuna.

Espinaca con Huevo

Naturalmente consumir una mayor cantidad de proteínas favorece el aumento de la masa muscular, en especial si se asocia a ejercicio físico de potencia como el levantamiento de pesas, las barras entre otras. Este remedio es ideal para agregar a tu menú, ya que resulta mucho más económico que la carne regular, además de que el huevo y la espinaca a diferencia de la carne contienen grandes cantidades de vitaminas, oligoelementos y antioxidantes necesarios para aumentar el tejido muscular. Para preparar este remedio toma la espinaca (un manojo aproximadamente) y colócala a hervir por 5 minutos, posteriormente fríela con 2 ó 3 huevos hasta que esté cocido (al gusto). Añade sólo un poco de sal, y consume a mitad de cada mañana de manera continua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd