Remedios Caseros para tratar la Heridas en la Piel

Las heridas o soluciones de continuidad en la piel (término médico adecuado), son lesiones producidas por cuerpos extraños a nuestro organismo a través de traumatismos. Son bastante comunes en la infancia, producidas por caídas desde bicicletas, por punción con alambres de cercas, accidentes deportivos, entre otros, en la edad adulta se corresponden a lesiones producidas por utensilios de cocina y de trabajo, accidentes automovilísticos, entre otros. Pero ¿qué debemos hacer ante la presencia de estas heridas? Veamos a continuación lo más relevante con respecto al tema.

¿Qué debo hacer en caso de Heridas sangrantes en la Piel?

En caso de cortaduras, raspaduras u otras clases de heridas lo primero que debes realizar es limpiar con abundante agua hervida y tratar de estimar el daño. Empleando agua a temperatura ambiente irriga abundantemente, así removerás la mayoría de las impurezas y ayudarás en el proceso de cicatrización, una vez hayas limpiado verás la profundidad y extensión de la lesión, posteriormente aplica presión con una gasa estéril de preferencia o en su defecto algún pañuelo limpio hasta detener el sangrado. El uso de alcohol o agua oxigenada también es útil para eliminar posibles infecciones.

¿Qué complicaciones puede generar una herida en la piel?

Las infecciones son la principal complicación de las heridas de la piel, por tanto debes recordar mantener a medida de lo posible lo más limpia posible la lesión. Una mala cicatrización, el sangrado excesivo, el dolor y la formación de queloides (cicatrices voluminosas) son otras posibles complicaciones.

Remedios  Caseros para las Heridas en la Piel

Una vez se haya detenido el sangrado y la herida esté limpia prueba alguno de los siguientes remedios caseros:

Miel

Este dulce producto que nos regalan las abejas tiene propiedades antisépticas, des inflamatorias y cicatrizantes ideales para tratar las heridas en la piel. Empleada desde hace  milenios por sus grandes resultados. Para utilizar la miel como remedio casero aplica con la ayuda de una gasa limpia una fina capa directamente sobre la herida y luego cúbrela con un apósito limpio, deja que actúe al menos una hora y luego retira con abundante agua hervida.

Cebolla

 

Los compuestos azufrados orgánicos y enzimas que contienen la cebolla no sólo calman el dolor y desinflaman, sino que además funcionan como antisépticos previniendo el crecimiento bacteriano en la lesión. Existen dos maneras de aprovechar las propiedades de la cebolla, la primera es tomando un poco de cebolla cortado en trozos pequeños, para trituralos en un mortero hasta obtener todo el jugo posible, luego aplica este líquido con la ayuda de una gasa directamente sobre la herida, deja que actúe media hora y luego retira con agua hervida, o puedes colocar sobre la herida la fina tela o capa que existe entre capa y capa de la cebolla.

Ajo

El Ajo es excelente para prevenir la infección de heridas que se han producido con objetos sucios, considerado como uno de los mejores antibióticos naturales por su gran cantidad de compuestas microbicidas. Por otra parte también ayuda a la regeneración y cicatrización celular, aunque en exceso  causa irritación. Si deseas puedes comer tres dientes de ajo directamente o triturarlos en un mortero para extraer su jugo y aplicarlos con la ayuda de un apósito directamente sobre la herida.

Vinagre Blanco

El Vinagre blanco tradicional, el que también utilizamos en nuestras cocinas, posee un Ph ácido que combate de manera eficaz los micro organismos productores de infecciones, por tanto ha sido empleado para curar heridas desde hace mucho tiempo. Para utilizar el vinagre, diluye tres cucharadas en medio litro de agua y lava de manera gentil la lesión al menos dos veces al día, hasta que se haya producido la cicatrización.

Enjuague Bucal Amarillo

Los enjuagues bucales contienen elementos anti microbianos utilizados para combatir las bacterias y gérmenes presentes en la boca durante un periodos prolongado de tiempo, en especial los que vienen de color amarillo, pues poseen elementos especiales que no irritan los tejidos y que además previenen y combaten las infecciones. Los enjuagues bucales pueden causar un poco de dolor al aplicarse directamente sobre las heridas, pero su efecto es tan potente que incluso se utiliza en hospitales para combatir heridas infectadas, así que el dolor vale la pena. Aplica sobre la lesión al menos una vez al día  por tres días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asd